Cena de 4º de ESO

Un año más en el hotel Meliá Princesa se celebró la cena de despedida de los alumnos de 4º de ESO. Un espectacular ramillete de alumnos fue acercándose, poco a poco, a las inmediaciones del hotel y a las 21 h., como estaba mandado, todos ocupaban sus asientos en el estupendo salón preparado para el evento.



Todos elegantemente ataviados. Los chicos de traje y corbata y las chicas maravillosas y elegantes, muchas de ellas haciendo verdaderos equilibrios sobre unas plataformas en forma de originales  zapatos, pero de las que todas salieron airosas  con ese toque de distinción que solo ellas saben y pueden conseguir.

La cena fue estupenda y la ceremonia en su conjunto muy difícil de superar. Allí se recordaron los mejores momentos de una etapa larga y complicada, pero que, en opinión de los alumnos, ha sido fácil de superar con la ayuda y el buen hacer de todos sus profesores los cuales fueron, todos y cada uno de ellos, debidamente recompensados con sus correspondientes regalos, uno en serio y otro en broma, pero tanto uno como otro, totalmente adecuado a las características particulares de cada profesor.

El buen ambiente, el cariño y la alegría reinó durante toda la noche y los que allí estuvimos podemos dar fe de que verdaderamente eso que solemos decir de que nuestro colegio, el colegio Ramón y Cajal, es una gran familia. Con actos como éstos, queda plenamente confirmado que efectivamente alumnos, padres y profesores formamos esa gran familia de la que cada año nos sentimos más satisfechos.

Y claro, como buenos hijos que son, al día siguiente, nada más abrir el colegio, aquí estaban, después de una noche de fiesta, ofreciendo a sus profesores los correspondientes churros para el desayuno.


Enhorabuena a todos.

Isidoro Martínez Soriano