Castillo de Pelegrina y cascada de Gollorio (Sigüenza)

A las 9:30 la mañana ventosa y fría nos saludaba a todos los componentes de la Escuela Airelibre el pasado sábado 20 de abril en el Mirador de Félix Rodríguez de la Fuente.

Después de un pequeño desplazamiento hasta la cercana localidad de Pelegrina y de la, ya tradicional foto de grupo, comenzamos una marcha por los alrededores del río Dulce, disfrutando de un entorno maravilloso.

Rodeados de enormes rocas calizas, la naturaleza en todo su esplendor de primavera, nos iba regalando su magia mientras, el sol y el calor ganaban la partida a una mañana que había amanecido a 4 grados centígrados.

Los enormes buitres comenzaban con su majestuoso vuelo a otear el cañón. Envueltos en las corrientes térmicas sobrevuelan grandes distancias sin apenas esfuerzo. La mañana avanzaba y las prendas de abrigo daban paso a la manga corta.

Más tarde, tras cruzar el río, no sin algún percance sin importancia, el grupo comienza su ascensión a la parte alta de la Cascada de Gollorio. Un espectacular salto de agua de más de 70 metros nos regala una tremenda imagen de naturaleza en estado puro.

Ahora comienza el descenso hacia el río. El grupo va perdiendo altura formando una hilera multicolor a través de un estrecho sendero que nos conduce hasta una pequeña pradera junto al río donde todos aprovechamos para reponer fuerzas y algunos para robarle unos minutos a Morfeo.


Tras la comida, visita a la cercana localidad de Sigüenza. Los mayores, café, y los peques, a comprobar la  solidez del parque de la localidad.

Visita a la catedral, plaza del ayuntamiento, iglesia de Santiago y Castillo, cierran de la jornada, con la sensación de haber pasado un gran día en contacto con la naturaleza y con los compañeros, estableciendo nuevos lazos de amistad.

Bueno, finalmente un grupo de familias decidimos alargar un poco más la jornada, pero esto… forma parte del secreto sumarial.

Gracias a los que hacen que estas actividades salgan tal como se diseñan, y a todas las familias que acuden a la llamada de la Escuela Airelibre.

Un saludo.

Marcos Novillo Höpfner.
Responsable de la Escuela Airelibre