II Jornada de Adolescentes. Aldeas Infantiles.

El pasado 13 de mayo, el Colegio Ramón a Cajal representó a la Comunidad de Madrid en la “II Jornada de adolescentes” organizada por Aldeas Infantiles.

En este encuentro participaron 17 adolescentes uno de cada Comunidad Autónoma que se reunieron para compartir ideas, opiniones y reflexiones sobre temas de importancia para su futuro.

Antonio Salinas, alumno de 1º de ESO, fue el responsable de llevar al encuentro de las opiniones y conclusiones de los alumnos sobre aspectos relacionados con la atención de los adolescentes hacia sí mismos, hacia los demás y hacia el mundo en el que viven.

Las conclusiones alcanzadas por este grupo de adolescentes venidos de toda España se pueden resumir así:

“Nuestro sueño es estar bien preparados para afrontar el futuro, terminar bien nuestros estudios y también tener una buena capacidad adquisitiva, pero lo más importante es estar y cuidar de nuestra familia”, han concluido los 17 jóvenes participantes tras la jornada en la que se han mostrado muy participativos.

En un encuentro como el celebrado, la crisis económica que atraviesa España y que afecta directamente a las nuevas generaciones, ha ocupado un lugar protagonista en el debate. Los participantes han asegurado que “pese a la adversidad y la crisis económica, los adolescentes españoles somos optimistas y pensamos que podemos cambiar el futuro, tenemos una gran esperanza en la sociedad que construiremos”. Los docentes que les han acompañado al encuentro, en un foro paralelo, también se han mostrado optimistas y han coincidido en que los adolescentes de hoy “no tienen por qué ser una generación perdida”. En cuanto a las distracciones con las que se encuentran los jóvenes de hoy y que les dificulta la concentración, los estudiantes han afirmado que “los adolescentes españoles necesitamos prestar más atención a nosotros mismos, a los demás y al entorno. Tenemos muchas cosas en la cabeza que nos impiden centrarnos” y no han dudado en señalar a la pereza y al teléfono móvil como dos de los grandes culpables.

Por otra parte, han analizado su relación con los adultos, tanto padres como profesores, y se han mostrado de acuerdo en que esta relación se basa “en el respeto”, aunque a veces “nos sentimos sobreprotegidos”. Este aspecto también ha surgido en el debate de los profesores que piensan que, efectivamente, los adultos tienden a sobreproteger a los adolescentes. Sin embargo, no coinciden con los chavales en la cuestión del “esfuerzo”. Según la encuesta elaborada por Aldeas Infantiles SOS, los estudiantes consideran que realizan un gran esfuerzo, mientras que los profesores piensan que es un aspecto bastante deficitario. En las conclusiones finales, los adolescentes han afirmado que “los adultos tienen una mala imagen de los jóvenes y nos infravaloran, pero nosotros nos esforzamos y queremos demostrar que merecemos una oportunidad para darnos a conocer realmente”.