Una imagen vale más que mil palabras

"Una imagen vale más que mil palabras", creo que nunca había llegado a comprender plenamente el significado de ésta frase hasta que me encontré con la fotografía, irónico, ¿no?.

Antes de meterme en el mundillo con más profundidad, yo era la típica persona que hacía treinta fotos a la misma cosa, en el mismo momento, desde el mismo sitio, con el mismo ángulo, en automático. Y lógicamente luego era difícil decidir cuál de las treinta era la mejor, porque todas eran exactamente iguales. ¿Y dónde estaba la gracia?, pues en ningún sitio, por eso a la media hora, me desinteresaba y ni recordaba lo que era una fotografía.

Al pasear, sobre todo por el centro, había visto a gente pegada a su cámara, poniéndose en posturas inimaginables con tal de sacar una buena foto. "¡Qué ganas...!"- pensaba yo.

¿Quién me iba a decir a mí, que dos días atrás, iba a estar arrastrándome por el suelo de la Castellana, intentando encontrar el ángulo perfecto, para mi foto?

Por mucho que mañana sea la misma hora que hoy a ésta hora, no hay dos días iguales. Para mí la fotografía se ha convertido en mucho más que un hobby, me ha ayudado a encontrar detalles fascinantes en objetos, sitios, situaciones que normalmente veo en mi día a día, a los cuales, no les prestaba la merecida atención.

Sin ir más lejos, los edificios me maravillan últimamente, el reflejo único que les otorga la luz del sol dependiendo de las condiciones meteorológicas y estacionarias está en constante cambio.

La fotografía es un arte, una vez entras en el mundo de los controles manuales es imposible salir, puntualmente tal vez, pero a la larga es muchísimo más divertido cuando tú manejas todo.

La experiencia de tener una evaluación en la asignatura (Educación Plástica con Antonio Giménez) dedicada a la fotografía, no solo me ha permitido aprender sobre una de sus áreas sino que me ha permitido conocerme más a mí misma, y eso es algo por lo que jamás dejaré de estar agradecida.

Natalia Zamorano
--------------
Durante la tercera evaluación de este curso, 4º de la ESO, hemos estado trabajando un tema nuevo: la fotografía. He de decir que al principio no me entusiasmé demasiado ya que nunca me había llegado a interesar en el tema.

Sin embargo, una vez empezamos a practicar con la cámara reflex en grupos, descubrí que la fotografía no es solo darle al botón y hacer una foto, sino que se puede llegar a un nivel de experimentación mucho mayor y es divertidísimo.

Hay que tener muchos factores en cuenta como la luz, el movimiento, la distancia... y si controlas la cámara, puedes capturar momentos de una manera excepcional, volviéndose la cámara un tercer ojo. Gracias a esta experiencia, cuando tenga la oportunidad de fotografiar, podré hacerlo de una forma mucho más profesional y con conocimiento de causa. Desde luego, un gran pasatiempo.

Isabel Fernández

FOTOGRAFÍAS DE NATALIA ZAMORANO, PABLO LIÉBANA E ISABEL FERNÁNDEZ.